fORO MAYA PENINSULAR DE YUCATAN Y QUINTANA ROO
POR UN MEXICO JUSTO E INCLUYENTE

 

 

REFLEXIONES PARA COMPARTIR: LA OTRA CAMPAÑA Y LA CULTURA POLÍTICA

 

 

 

Muchos luchadores sociales persisten en mantener el error de subsumir la Rebelión  Zapatista y de los Pueblos Indígenas, fuera de los puntos calientes del conflicto entre CAPITAL Y TRABAJO. Las y los trabajadores de México tienen mas de un siglo de constituidos como clase social y los Pueblos indígenas llevan mas de quinientos años de lucha y resistencia. Ambos se conjuntan en colectividades- sindicatos y comunidades- que tienen organización e identidad propia.

 

En este sentido, existen teorías no marxistas que se han circunscrito y limitado a las categorías conceptúales derivadas de la experiencia histórica del capitalismo, junto con los supuestos orígenes capitalistas sobre la naturaleza humana, asi como la “racionalidad”,  las “leyes del movimiento” sistémico, y los procesos históricos.

 

Pero estas limitaciones también se encuentran en el marxismo. Por lo tanto, es necesario reconocer que un conjunto de trabajos creados para estudiar el capitalismo en el siglo XIX no puede ser adecuado para las condiciones de principios del siglo XXI.

 

Pero  también, es todavía mucho mas evidente que desde entonces no ha surgido nada que represente una base mejor – o siquiera remotamente tan buena- para el análisis critico del capitalismo,  que sustituya al marxismo. Lo menos que se puede decir sobre el marxismo es que tiene  una ventaja incalculable sobre todos los demás sistemas de la teoría económica y social que sostienen haberlo rebasado y reemplazado; y esta ventaja es que, el marxismo, somete al escrutinio critico no solo al capitalismo propiamente dicho, sino también a las categorías analíticas que se asocian con él.

 

Por ello, en la otra campaña, los adherentes a ella y a la Sexta, deben tener en cuenta, que para cambiar al mundo y construir muchos mundos, pasa necesariamente por empezar por cambiar nosotros mismos.

 

Para este caso, debemos saber que: el origen y vigencia del racismo mexicano, es a partir de su relación con las ideologías nacionalistas que dieron origen a la nación mexicana; sustentada y justificada con la imposición de una “unidad” excluyente, simbolizada biológica y culturalmente en el mestizaje. El racismo tiene sus orígenes en la colonia -siglo XIX-  y se continua con la expansión del capitalismo, encontrando en las crisis económicas del modo de acumulación de capital, un contexto favorable para su resurgimiento presentándose de distintas formas, como la hoy existente, relacionada con la “modernidad”.

 

En el terreno de la historicidad, los Pueblos indios son los “operadores” de los procesos civilizatorios en la medida en que cada uno de ellos es portador,  creador y reproductor de las grandes tradiciones civilizatorias de América Latina. En todos ellos operan formas especificas de ese complejo proceso de producción de significados, llamado cultura. Y que exhibe la riqueza de la alteralidad frente a los Estados homogenizantes, aunque estas definidas existencias carezcan todavía de presencia formal. 

 

Por lo tanto, es importante no confundir a los sujetos sociales,  ya que las tradiciones civilizatorias alternas –Pueblos indios-  NO SON EQUIVALENTES  a las diferencias subculturales, (mujeres, lesbianas, sectas, homosexuales...) raciales o sectoriales de la nacionalidad dominante, aunque todas tengan derecho a ser reconocidos.

 

En el terreno del mundo del trabajo, no hacer abstracción de los procesos reales de organización de las y los trabajadores y de sus procesos de elaboración orientados a la confección de su propio proyecto de nación. Y no desentenderse por completo, del problema concreto de la coyuntura electoral: derrotar a la derecha neoliberal en las elecciones de 2006 y mantener al mismo tiempo la independencia política, organizativa y programática de las y los trabajadores, respecto al sistema de partidos oficial.

 

Por ello, los adherentes y simpatizantes de la Sexta y de “la otra campaña” deben tener siempre presenta que el análisis y el debate franco y abierto, en un sentido autocrítico y constructivo, son los elementos esenciales para construir desde abajo y a la izquierda, de forma horizontal, el “mandar obedeciendo”.

 

Y esto incluye al propio EZLN y al Delegado Zero, en su proceso de construcción y fortalecimiento de esa nueva relación con los “otros”, incluyendo y cuidando la  “relación” que siempre ha tenido – no sin dificultades- con las organizaciones que forman parte del  Congreso Nacional Indígena.

 

Tener la  observancia que en  la aplicación del programa neoliberal, tuvo efectos más amplios que los señalados en la propia sexta. Pues, el Estancamiento económico y el desmantelamiento del Estado y sus política redistributivas derivó en una profunda crisis de las instituciones políticas, quebrantamiento de la soberanía nacional, desavenencias y reacomodos en la clase dominante, crisis del pacto corporativo y procesos de recomposición aún inconclusos de las clases dominadas.

 

Que la resistencia a las políticas neoliberales, no tiene como único origen la condición de "jodidos". La defensa del bienestar alcanzado; la preservación de las conquistas obtenidas con décadas de lucha; o la salvaguarda de  la soberanía nacional o la nación misma, son entre otros motivos, estímulos suficientes para combatir.

 

De ahí que las rebeliones del trabajo asalariado contra el capital o de los pueblos contra sus burguesías locales y los imperios tengan como ingrediente esencial, por lo general, una determinada forma de organización de la conciencia de clase o de la conciencia cultural nacional. ejemplos: en Irak la resistencia crece día a día en fuerza y complejidad. En Francia, el capital sufrió una derrota importante con el voto del 29 de mayo a favor del NO, que detuvo la aprobación de la Constitución Europea y abrió las puertas a la crisis política nacional y a la movilización de los pueblos europeos.

 

 

 

En Venezuela, la resistencia asumió mediante las iniciativas políticas, energéticas y culturales del gobierno Chávez, un perfil ofensivo.

 

En Uruguay, el Frente Amplio ganó las elecciones y el gobierno y puso punto final a casi dos siglos de dominación oligárquica.

 

En Bolivia, la defensa popular de los hidrocarburos, sigue adelante, primero con la renuncia del presidente anterior a partir de la movilización popular, y después por las elecciones presidenciales ganadas por el indígena Evo Morales, con un amplio apoyo popular.

 

Y en los Estados Unidos de Norteamérica, por su parte, la Federación Laboral Americana/Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO) experimentó  no hace mucho una ruptura histórica en el marco de la crítica al neoliberalismo y  el pronunciamiento por el fin de la ocupación imperialista de Irak.

 

El mundo cambia, sin duda, y no de una sino de muchas maneras. Para batallar en contra de las políticas neoliberales las clases dominadas, las naciones y los pueblos echan mano de sus viejos o nuevos partidos políticos, recuperan sus sindicatos, crean frentes amplios, y edifican poderosos movimientos sociales o políticos.

 

 En el combate sin cuartel que libran las fuerzas en pugna todas las formas de organización y de lucha son válidas.

 

La lucha es general y continua. Se libra desde abajo y desde arriba. Con votos y  con armas. En los campos y en las fábricas. En los parlamentos y en las calles. En las organizaciones sociales y en las organizaciones políticas. Todo en los bordes de la proximidad del final del ciclo neoliberal.    

 

Los mismos cambios zapatistas recientes son, me parece, parte de estos cambios generales y de la nueva situación que se está configurando. Estos grades cambios hay que cuidarlos y fortalecerlos.

 

Por eso el interés de estas reflexiones a los adherentes y simpatizantes de la sexta y “la otra, asi como al delegado Zero, por algunos errores, seguramente involuntarios que se han suscitado durante el inicio del recorrido en su primera etapa en algunos estados del   país, y para que estos no ocurran en lo que resta de las otras etapas posteriores. La otra campaña desde luego no esta en la lógica electorera, y tendrá una duración mínima de diez años.

 

 

 

 

 RESPONSABLE: Guillermo May Correa.

 

foromayapeninsular@yahoo.com.mx

 

zacihualmay@yahoo.com.mx

 

Valladolid, Yucatán, Mex. Febrero d

Agregar un comentario

Tu nombre o Ingresar

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

© 2020 fORO MAYA PENINSULAR DE YUCATAN Y QUINTANA ROO