fORO MAYA PENINSULAR DE YUCATAN Y QUINTANA ROO
POR UN MEXICO JUSTO E INCLUYENTE

EL PROCESO AUTONOMICO DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS: RESPUESTA AL IMPERIALISMO.[1]

 

 

 

Por  Guillermo May Correa.[2]

 

 

 

¡¡que todos se  levanten, que caminen todos, que no haya uno, ni dos que se quede atrás!!

                                                                                                           Popol-vuh.

 

 

Siendo el sistema numérico parte importante de la cosmogonía maya, el numero cero en el pensamiento de este pueblo -a diferencia del occidental en que no es nada- es el principio de todo y por esta razon se figuro como una semilla o como un caracol, denotando el origen de algo ascendente de abajo hacia arriba.

 

 

A mas de quinientos años los pueblos indios siguen viviendo en condiciones coloniales y neocoloniales,  distinguiéndose cuatro condiciones de esta: a) el colonialismo llamado “interno”, de los propios pueblos indios, como violencia directa fácilmente visible; b) el colonialismo que podría llamarse “intermedio”, o de la población autoconcebida como “no india” o “mestiza”, está,  inmersa en el racismo y en las identidades falaces, colonialmente impuestas, reproduce la marginación y discriminación “anti-india”, como violencia no evidente; c) el colonialismo del país entero conocido como “neocolonialismo”, hoy casi uninacional (anexionista) a los Estados Unidos de Norteamérica; d) el “colonialismo global” llamado proceso de trasnacionalización y globalización neoliberal del mercado; esta es la situación que existe en torno a los pueblos indios, integrándose la colonización mental,  asociada a cada uno de estos condicionamientos. Por ello, la lucha por la descolonización atañe a todos, indios y no indios, pues libera por igual tanto al esclavizador como al esclavo y en esto, una  sociedad hegemonista como la actual, mucho tiene que aprender de los saberes de los pueblos indios.

Encausar una cruzada contra la  ignominia de la conquista y la colonia, que padecen los pueblos indios y no indios, en el que se sentaran las bases del fin del régimen de opresión étnica y cultural, que aun perviven en nuestro tiempo en forma de imperialismo, es la tarea de hoy. La memoria histórica de los pueblos indios registra que han experimentado y resistido tres tipos de invasiones: la militar, la religiosa y la jurídica, y en ambas a sido necesario buscar y distinguir las estructuras que sirvieron y sirven para engendrar el colonialismo y neocolonialismo de nuestros días. La base de esta resistencia es nuestra identidad, reflejada en lo tangible e intangible de nuestros saberes tradicionales y  las tierras y territorios como  nuestros espacios de reproducción y fortalecimiento, por eso, la vida comunal  ha sido constantemente  el esfuerzo que se orienta para el mantenimiento y conservación de la armonía tanto en el mundo visible como en el invisible, emprendiendo siempre la tarea de CREER, CREAR Y HACER.

 

En este sentido, el conflicto indígena en Mexico,  no solo es de orden economico, político, social y cultural, sino todos al mismo tiempo. Por lo tanto, es también de dignidad, de derecho a ser reconocidos como sujetos sociales, como pueblos, como colectividades que somos. Asistimos a un proceso de Universalización de lucha por   los derechos de los pueblos indios del planeta; vigoroso y sin precedente en la historia moderna. La importancia social, teórica y política de la cuestión de los pueblos indígenas en Chiapas, en Mexico y en muchas regiones de América Latina y el mundo, es relevante para el destino de la humanidad.  

 

 

20 años del EZLN y 21 años de neoliberalismo

 

 

El 17 de Noviembre de 1983, se fundo en el estado de Chiapas la fuerza político-militar que organizo y condujo, 10 años despues, el levantamiento armado del 1º de Enero de 1994: el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). Miles de indígenas Tzotziles, Tojolabales, Tzentales, Mames-el Comité Clandestino Revolucionario Indígena, Comandancia General del EZLN- y el Subcomandante Marcos, truncaron los planes imperialistas del gobierno neoliberal salinista, y abrieron un nuevo periodo de lucha que aun continua. Su aparición y actividad modifico la discusión sobre la transición a la democracia, y los términos rígidos y esquemáticos en que esta se venia dando. En la Primera Declaración de la Selva Lacandona, así, como en la Segunda, la Tercera y la Cuarta, presenta su propuesta política, su programa de lucha y su proyecto de Nación, pasando del “súmense al construyamos”, en base a las necesidades más inmediatas: trabajo, tierra, techo, alimentación, salud, educación, independencia, libertad, democracia, justicia y paz, así, como una nueva constitución que no excluya a los pueblos indios y que les reconozca sus derechos a la libre determinación y autonomía.

 

 Paralelamente, en los últimos 21 años, todos los cambios Constitucionales que los gobiernos neoliberales han hecho, fueron contrarios a los intereses de la Nación. Al igual que se hicieron las  contrarreformas neoliberales  por los regímenes tecnocraticos priistas, de Miguel De la Madrid Hurtado, Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo Ponce  de León, entre 1982 y 2000, igual lo hizo con el PAN, Vicente Fox Quezada en lo referente a  la contrarreforma indígena en el 2001. las consecuencias de estos cambios legales han sido funestos para la mayoría de los mexicanos, que se han visto despojados de sus derechos primarios y fundamentales, así, como  para la Nación,  menguada  su Soberanía.

 

 

contexto actual nacional e internacional

 

 

La  situación nacional guarda estrecha relación con las dinámicas dominantes de carácter internacional, no solamente en el orden económica y cultural, sino particularmente en el orden político y militar.  La hegemonía integral que el gobierno y la economía estadounidense imponen al mundo, esta íntimamente ligada al despliegue de mecanismos políticos y financieros que consoliden los intereses de los explotadores,  y las nuevas guerras intervensionistas hoy llamadas “combate al terrorismo”, hacen más visible la imposición de esta hegemonía. En este contexto, el Estado Mexicano y sus instituciones están en crisis en gran medida  por la  falta de credibilidad y legitimidad al profundizar las políticas neoliberales, impuestas ya por  mas de 20 años. La llegada de Vicente Fox con el PAN, a la Presidencia de la Republica, no constituyo “el inicio de un periodo de vida democrática”, sino que tres años despues, se demuestra que es “ilegitimo” al comprobarse el fraude electoral financiero que le sirvió de plataforma, configurando con ello el delito de traición a la Patria. El gobierno de Vicente Fox, al igual que sus antecesores priistas, es entreguista, separatista y vende patria,  el de hoy, es un gobierno delincuencial formado por mafias y cofradías de empresarios, funcionarios, legisladores y caciques, coludidos en el robo y saqueo de los recursos de la nación; es el Mexico de los banqueros y empresarios corruptos del fobaproa, el actual es un Estado inamovible, homogenéizante e intolerante, al servicio del imperio norteamericano.

 

 

Los últimos 12 meses transcurridos y que marcan la mitad del sexenio panista- foxista, mostraron  una mayor profundización  de la política neoliberal, caracterizada por  estancamiento, recesión y  un agudizamiento de la crisis general del Estado Mexicano,  crecimiento cero. Así como,  pago puntual de los intereses de la deuda publica interna y externa, a costa de mayor miseria para los mexicanos; aumento de la migración indígena y campesina a los estados unidos y aumento igualmente de la despoblación de las comunidades rurales así como la obligada venta de sus tierras y abandono de sus familias; aumento de los cinturones de miseria en las zonas urbanas del país; menor cantidad de productos exportables; menor poder adquisitivo de la población y aumento de la tasa de ganancia del capital; agudización de la crisis agrícola y agropecuaria del campo mexicano y mayor dependencia alimentaria por los productos provenientes del extranjero; despidos masivos en las maquiladoras asentadas en zonas rurales y urbanas –principalmente mujeres-, así como cierre de fabricas y empresas, aumentando el desempleo, o en algunos casos, paros técnicos patronales, que obligan a rebajar los salarios, los derechos contractuales y la dignidad de las trabajadoras y los trabajadores; inflación y devaluación disfrazadas con el nombre de “ ajustes naturales” o “necesarios” en la economía; robo de los fondos públicos por la burocracia  del nuevo gobierno panista, conformado por empresarios y viejos funcionarios salinistas y zedillistas; total sometimiento del gobierno de fox a los dictados y lineamientos  del Banco mundial y el FMI, así, como violación constante del ejecutivo federal al Estado de Derecho;

 

Incremento de la militarización y paramilitarizacion de las regiones indígenas y mayor control de las Fuerzas Armadas del país, por los estados unidos de Norteamérica, con el pretexto de cuidar su “seguridad nacional”, continuidad y profundización de la traición a los pueblos indios por  los tres Poderes de la Unión (Ejecutivo, Legislativo y Judicial), y los partidos políticos –PRI, PAN, PRD- al seguir incumpliendo  los Acuerdos de San Andrés y la iniciativa de la COCOPA y aprobar normas secundarias al respecto; incumplimiento del Acuerdo Nacional para el Campo; corrupción e impunidad en todas las instituciones del Estado;  elevado abstencionismo electoral el pasado 6 de Julio, como protesta masiva del pueblo mexicano;  nula imparticion de justicia; rechazo generalizado a la burguesía,  crisis del sistema político y su sistema de partidos; Persistente  terquedad de Vicente Fox, genuino representante de  los intereses extranjeros, de que con las “reformas estructurales”, cumpliría con ellos su compromiso de privatizar la energía  eléctrica, el petróleo, el gas, el agua y la biodiversidad y  luchas de resistencia  de diversos estratos y movimientos sociales, como respuestas a estos hechos.

 

 

Congreso Nacional Indígena y movimiento indígena nacional

 

 

El gobierno se negó a impulsar la Reforma Constitucional de la COCOPA que cumplía los Acuerdos de San Andrés de 1996, por tanto no reconoce ni respeta los derechos esenciales de los pueblos indios, manteniendo militarizado el estado de Chiapas y la mayor parte de las regiones indígenas del país, en abierta violación a la ley para el dialogo del 11 de Marzo de 1995. fomenta y protege a las organizaciones paramilitares que siembran el terror en múltiples regiones;  cancelo los derechos sociales de los más pobres, buscando suplirlos con políticas focalizadoras de miseria y ha intensificado su ofensiva para desalojar a las comunidades asentadas en la región de los montes azules, al culpar a las comunidades del deterioro del entorno ecológico, y con ello disfrazar la entrega de estas ricas zonas al gran capital trasnacional en el marco del Plan Puebla Panamá (PPP) y del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA)

 

El levantamiento armado del EZLN en 1994, ha venido a replantear de manera contundente las relaciones de los pueblos indios con la sociedad mexicana y el Estado Nacional; con la primera se ha venido cristalizando un proceso de  un movimiento social de amplia trascendencia, expresado en la lucha conjunta de la demanda política de la Autonomía de los pueblos indígenas y la democracia, esta rebelión ha marcado el inicio de una nueva etapa en el desarrollo de la sociedad. La lucha por la Democracia, una de las demandas del EZLN y otros sectores es de tal naturaleza que implica necesariamente la modificación de las relaciones entre las clases sociales y de estas con el Estado, es decir implica una transformación no solo del aparato Estatal, sino también de las relaciones que rigen a la sociedad en su conjunto y que abran de expresarse, en ultima instancia en un nuevo modelo de Nación, puesto que el levantamiento zapatista en Chiapas ha acelerado la crisis del Estado-Nación y sus impactos en la Globalización neoliberal y la mundializacion imperial. De hecho, el EZLN y los pueblos indios  proponen una alternativa de larga dimensión,  no solo ante la tiranía avasallante y dictatorial que aquejan al pueblo de  Mexico, sino también ante el insultante colonialismo imperial y el sistema capitalista mundial. Aporta un nuevo camino a un proyecto Universal surgido de los pueblos pobres, tendiente a superar viejos errores y a ensanchar la vía de la construcción de la Democracia, la Libertada y el Socialismo.

 

El gobierno foxista mantiene su mirada ciega, al igual que el Poder Legislativo y el Judicial la mente cerrada, al seguir negando los derechos de los pueblos indígenas contra la voluntad de la mayoría de los mexicanos, sin embargo  el EZLN al igual que el CNI como parte importante del movimiento indígena nacional, tienen como piso de su lucha, la autonomía, que es una condición necesaria para esa nueva relación con los no indígenas y con el Estado. En esta construcción, es necesaria una comprensión adecuada de la enorme capacidad de lucha y resistencia del EZLN que  a través de 10 años de vida publica y otros 10 de existencia clandestina, conjuntamente con el CNI, han padecido y siguen padeciendo cercos limitares; bloqueos informativos; acosamiento y hostigamiento de paramilitares; dolor y pobreza, engaños; pero sin que la esperanza muera ni la dignidad se marchite. Y si, buscando y fortaleciendo  nuevos caminos hacia otro mundo, que es posible en la palabra y en los hechos.

 

 

Así, la lucha del Congreso Nacional Indígena (CNI) dentro  del movimiento indígena nacional, forma parte de una lucha de más amplio aliento, como es la reconstitución Integral de los Pueblos Indios, es por tanto una lucha política con una gran profundidad de ética y moral, basada en el reclamo a la diferencia, a la Autodeterminación y Autonomía y a la integración justa y equitativa de los pueblos indios a la Nación.

 

En este andar, los principales actores del proceso han sido: el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN); el Congreso Nacional Indígena (CNI) como la parte más organizada  del movimiento indígena nacional; la “sociedad civil “y el pueblo de Mexico; el Ejercito Mexicano; la Comisión Nacional de Intermediación (CONAI); la Comisión de Seguimiento y Verificación (COSEVER); el Gobierno Federal; la Comisión de Concordia y Pacificación (COCOPA) como parte del Poder Legislativo y  la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

 

Con ellos, en los primeros intentos de dialogo realizados en San Andrés, las once demandas indígenas  que originaron el levantamiento armado se establecieron en cuatro mesas de negociación: mesa 1. Derechos y Cultura Indígena; mesa 2. Democracia y Justicia; mesa 3. Bienestar y Desarrollo y mesa 4. Derechos de la Mujer Indígena.

 

Los resultados de la mesa 1 sobre Derechos y Cultura Indígena, son los que conocemos como los Acuerdos de San Andrés, firmados el 16 de Febrero de 1996. en resumen, los compromisos del gobierno federal con los pueblos indígenas fueron los siguientes: AUTONOMIA, que significa reconocer la libre determinación de los pueblos indígenas para gobernarse. LEGISLACIÓN, que quiere decir cambiar las leyes en el ámbito nacional y estatal para que se reconozcan los derechos y cultura de los pueblos indígenas y tengan mayor ingerencia en las decisiones que toma el gobierno. JUSTICIA, que llevara a garantizar el respeto y el reconocimiento de las costumbres indígenas para la solución de conflictos y la organización comunitaria. CULTURA, preservar y promover el fortalecimiento de las culturas indígenas en la vida nacional. EDUCACIÓN, tendiente a asegurar que los programas de educación y capacitación respeten los conocimientos, saberes y tradiciones indígenas. SUBSISTENCIA: para garantizar la satisfacción de las necesidades básicas en materia de salud, alimentación, vivienda,  etc. TRABAJO: como medida para garantizar el empleo, la producción y a la comercialización. DESPLAZADOS: con el fin de proteger a los indígenas desplazados por la guerra. MIGRANTES: para garantizar su protección y derechos en los espacios ajenos a su entorno natural. Como el gobierno no cumplió con la mesa 1, se suspendió la mesa 2 y ya no pudieron llevarse a cabo la 3 y 4.

 

 

En contraparte en los últimos siete años las políticas neo-indigenistas del gobierno -como políticas de Estado- han ido acompañadas siempre de  las estrategias de militarización y paramilitarizacion, buscando cumplir las exigencias del Banco Mundial (BM), el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Organización Mundial de Comercio (OMC) de exterminar a los pueblos indios. Y con el discurso justificador de promover la estabilidad política en el campo y  dar confianza al capital que quiera invertir, despoja a la tierra, del poco carácter social y colectivo que le queda, asegurándole al capital trasnacional un rentable mercado de tierras y sus recursos naturales a través del Plan Puebla Panamá (PPP) y el Área de Libre Comercio de las Américas  (ALCA).

 

Como respuesta, las comunidades indígenas bases de apoyo del EZLN, de las cañadas y los altos de Chiapas, bajaron a San Cristóbal de las Casas el 1º. de Enero del 2003 (mas de 30 mil) ocho años despues del histórico levantamiento armado, para decirle al mundo entero que ahí están los pueblos indios de Mexico, defendiendo sus derechos esenciales con profunda convicción Zapatista, sin embargo, ni el gobierno ni los partidos políticos entendieron el mensaje de ese día. Con los antecedentes del 2001 y del 2002, tal como se esperaba, el tema indígena no aparece hoy, en la agenda  de la nueva LIX legislatura lo que implicara mayor descrédito y deslegitimidad a este órgano de poder del Estado.

 

 Desde las campañas políticas mediáticas de los nuevos diputados, este aspecto quedo eliminado de sus prioridades; por ello, las elecciones federales intermedias del 6 de Julio –en algunos estados, locales- tuvo como resultado en las regiones indígenas una participación escasa demostrando la gran desconfianza que existe hacia todos los partidos políticos (PRI, PAN, PRD, PT, PVEM, CONVERGENCIA...) sin excepción. En muchos casos, de las elecciones del 6 de julio los pueblos indígenas dijeron: si los partidos políticos no nos escuchan, nosotros no tenemos porque escucharlos. Al igual que en la zona Zapatista, los triquis y los mixtecos entre otros, desde antes del proceso electoral hicieron publica su decisión de no votar, no recibir candidatos en campaña e incluso impedir que las autoridades electorales instalen casillas. Y ha algunos lideres que decidieron participar sin el consentimiento de sus pueblos, se les dijo que están fortaleciendo al sistema político al que dicen combatir, y por lo mismo legitimando la traición que se hizo, al no reconocer sus derechos y cultura en la Constitución, por lo tanto convirtiéndose también en engañadores y traidores.

 

Con los resultados electorales se demuestra a su vez el agotamiento del modelo capitalista indigenista y neo-indigenista en su versión neoliberal; y en la lucha  por combatir el corporativismo y el neocorporativismo, los pueblos indios se colocan junto a otros  movimientos sociales, como el de los trabajadores; sin embargo el gobierno foxista y el poder Legislativo, no desisten en  su intención de imponer nuevos controles neo-indigenistas a través de programas de  limosnas,  que al mismo tiempo legitimen la contrarreforma indígena del 2001; como es la creación de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CNDPI) y con ello a la vez por la vía de los hechos, establecer las leyes secundarias de esta contrarreforma a favor del gran capital trasnacional y sentar las bases que favorezcan  los megaproyectos imperiales.

 

 La desaparición del Instituto Nacional Indigenista (INI) para dar paso a la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas es una burla mas del gobierno Foxista y del Congreso de la Unión. Con ello se pretende impulsar la aplicación de la contrarreforma indígena y darle al diferendo político con el EZLN y los pueblos indios, el carácter de cosa juzgada; contraviniendo seriamente el Convenio 169 de la OIT, que esta por encima de la ley que creo esta Comisión. En ella, se sigue ubicando a los pueblos como objeto de asistencia mas que como sujetos de derecho; se dice que la nueva institución no estará sectorizada con ninguna dependencia y que favorecerá la “transversalidad” de las políticas publicas, este termino, como nueva falacia; además de que el Congreso de la Unión, no sometió a consulta su dictamen de ley en que creo dicha comisión.

 

 Por lo que se refiere a sus objetivos, estructura y funciones encontramos entre otros que, “será instancia de consulta” de la administración publica, es decir, sustituye y usurpa la titularidad de un derecho que el Convenio 169 otorga a los pueblos indios. También pretende “coadyuvar al ejercicio de la libre determinación y autonomía de los pueblos y comunidades indígenas”, así como “proponer y promover las medidas que se requieran para el cumplimiento de lo dispuesto en el apartado B del articulo 2 de la Constitución”. Es decir, que en el ejercicio de la autonomía de los pueblos, a la que “coadyuvará”, en realidad los sustituirá. Para realizar sus fines, contara con una junta de gobierno integrada por una Directora (Xochitl Gálvez) y las Secretarias de: Gobernación, Hacienda y Crédito Publico; Economia; Desarrollo Social; Medio Ambiente y Recursos Naturales; Agricultura; Ganaderia y Desarrollo Rural; Pesca y Alimentación; Comunicaciones y Transportes; Funcion Publica; Trabajo y Previsión Social; Educación; Salud; Reforma Agraria y Turismo. Existe también un Consejo Consultivo neocorporativo, donde participan organizaciones sociales, académicas, las juntas directivas de las comisiones de asuntos indígenas del congreso de la Unión, un representante de cada entidad federativa donde se asientan los pueblos  y un ambiguo  número de representantes indígenas oficialistas y este consejo será presidido por un indígena decorativo. La junta de gobierno se reunirá cada trimestre y en septiembre del 2004 se hará publica su primera evaluación.

 

En conclusión, la CNDPI nació para operar la contrarreforma Constitucional, contraria a los pueblos indios, porque no nació como una instancia nuestra y porque sigue respondiendo a la política indigenista y neo-indigenista del gobierno: discriminadora, aislacionista y afín a las trasnacionales. Esta comisión es justamente lo contrario de nuestro proyecto de autonomía que reivindicamos como pueblos.

 

La Autonomía, como primer piso hacia la Reconstitución Integral de nuestros Pueblos, proyecto  de los de abajo, es un proceso ciertamente incipiente, pero que propone un modo alternativo de vida; que florece en la resistencia y  en el impulso de experiencias autonómicas  de autogobierno, como nuevas formas de poder por distintos caminos, diferentes niveles y maneras. Además de los Caracoles zapatistas de Montes Azules y la Lacandona, están los municipios autónomos de Xochistlahuaca y de San Luis Acatlan en el estado de Guerrero, Amuzgos y Tlapanecos del Alto Balsas, Mayas Peninsulares de Yucatán y Quintana Roo, Mixes y Zapotecos de Oaxaca, Otomíes de Puebla, Wixaricas de Jalisco, Durango y Nayarit; el Caracol Zapatista “Erupción de Rebeldía en el Lago Azul de Zirahuen: Junta de Buen Gobierno de Zirahuen y Anexas del Municipio Autónomo del estado de Michoacán, (6 de Octubre del 2003) asi como  Totonacas, Chinantecos, Mixtecos, Mayos, Raramuris, entre otros, que con distintas formas y niveles llevan este proceso.

 

En contra parte, el gobierno se niega a cumplir las condiciones planteadas por el EZLN para reanudar el dialogo y ha incrementado la estrategia militar y paramilitar tendiente a desarticular al movimiento indígena representado en el Congreso Nacional Indígena y las  bases de apoyo  zapatista en el estado de Chiapas, como es la instalación el 6 de agosto de un nuevo campamento militar en la comunidad del Vergel, municipio de las margaritas, cercano al caracol de la Realidad y en la zona norte,  se ha registrado un incremento de patrullajes; Así, como  se han reactivado los retenes militares en los municipios de Simojobel, Huitiupan, Ocosingo, Las margaritas, Chenalho, La trinitaria, Altamirano, y Palenque, o como el caso del IX regimiento de caballeria motorizada destacada en  Valladolid, Yucatán,  que el domingo 19 de octubre por la mañana, se desplazo con 50 carrotanques por las principales calles de la ciudad y el vecino municipio de Temozon; lo que demuestra que existe un profundo acrecentamiento de intimidación hacia la población  por parte de los militares y paramilitares, así como represión, encarcelamiento y asesinatos selectivos de dirigentes y representantes de pueblos y comunidades indígenas bases de apoyo de las comunidades  zapatistas y del CNI. La contrainsurgencia y el paramilitarismo en el gobierno de Vicente Fox, esta íntimamente relacionado  con la intención y el interés  del gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica de  crear un bloque energético petrolero a nivel continental, dentro del ALCA, que incluye el Corredor Biológico Mesoamericano, el Proyecto Minero de la Montaña de Guerrero, el megaproyecto del Itsmo de Tehuantepec, la Escalera Náutica del Mundo Maya en la Península de Yucatán entre, conjuntamente con el PPP y el Plan Colombia forman parte de esta  estrategia de contrainsurgencia a partir de un esquema integral que combina intervensionismo político, economico y militar, pero que se presenta como iniciativas de desarrollo para crear empleos y combatir la miseria, siendo en realidad la punta de lanza de una nueva conquista en el área Mesoamericana.

 

 

CARACOLES, JUNTAS DE BUEN GOBIERNO Y MUNICIPIOS AUTÓNOMOS.

 

 

La Autonomía en un periodo de globalización imperial pareciera un tanto contradictorio a la tendencia de la homogenización capitalista, sin embargo representa al igual que otros movimientos de resistencia, una respuesta precisamente a esta tendencia hegemonizante. Esto se constata con la muerte de los Aguascalientes Zapatistas y el nacimiento de los Caracoles. Estos son:

 

1. -Caracol de la Realidad: “Madre de los Caracoles del Mar de Nuestros Sueños” y Junta de Buen Gobierno “Hacia la Esperanza”. 2. -Caracol de Morelia: “Torbellino de Nuestra Palabra” y Junta de Buen Gobierno “Corazón del Arco Iris de la Esperanza”. 3. -Caracol de la Garrucha: “Resistencia Hacia un Nuevo Amanecer” y Junta de Buen Gobierno “El Camino del Futuro”. 4. - Caracol de Roberto Barrios: “El Caracol que Habla para Todos” y Junta de Buen Gobierno “Nueva Semilla para Producir. 5. -Caracol de Oventic: “Resistencia y Rebeldía por la Humanidad” y Junta de Buen Gobierno “Corazón Céntrico de los Zapatistas Delante del Mundo”. Todos ellos arropando a los mas de cuarenta Municipios Autónomos  Rebeldes Zapatistas.

 

Para el Congreso Nacional Indígena (CNI) con la formación de los Caracoles por nuestros hermanos zapatistas, ha llegado el tiempo de fortalecer y profundizar nuestros procesos de Autonomía indígena en los diversos ámbitos y niveles, tal como lo establecen los Acuerdos de San Andrés y la iniciativa de la Comisión de Concordia Pacificación (COCOPA). Con ello, Habremos de dar vida a nuestros pueblos y pondremos un alto a los mecanismos del neoliberalismo que quiere exterminarnos.

 

Hoy, la resistencia ancestral de nuestros pueblos adquiere sentido y se perfila hacia su Reconstitución Integral con el ejercicio de la  libre determinación en los hechos, al crear instancias regionales que posibiliten el ejercicio concreto de la Autonomía.

 

En Mexico, el gobierno foxista, y los otros poderes de la Unión (Diputados, Senadores, Jueces y Magistrados) no cumplieron los compromisos contraídos en los Diálogos de San Andrés, además la violación a los derechos humanos se agudiza en territorios indígenas de Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Veracruz entre otros, y la presencia militar y paramilitar va en aumento; en respuesta, el EZLN decide aplicar los Acuerdos de San Andrés, firmados por el gobierno el 16 de febrero de 1996, y la iniciativa de la COCOPA,  por la vía de los hechos.

 

La creación de los Caracoles Zapatistas y las Juntas de Buen Gobierno, significa la consolidación de formas de gobierno autónomo que en realidad ya existían, y lo que se hizo fue dar otro paso mas, al formalizar las regiones territoriales indígenas, en las cuales, en su interior se encuentran los municipios Autónomos en Rebeldía así como las bases de apoyo del EZLN; de los cuatro que existían en 1994, se han extendió a mas de cuarenta Municipios Autónomos Rebeldes Zapatista (MAREZ) todos bajo el principio de mandar obedeciendo la voluntad de las comunidades en resistencia.

 

Por lo tanto, los Caracoles Zapatistas además de que son la transformación de los anteriores Aguascalientes,  muestran el camino futuro de la resistencia y autonomía de los pueblos indígenas de Mexico y del mundo,  como posibles herramientas para sembrar esta semilla de la resistencia, en las luchas por la democracia, la libertad y la justicia para todos.

 

Despues de la traición de los poderes de la Unión y los partidos políticos, el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), en silencio se dieron a la tarea de fortalecer los Municipios Autónomos Rebeldes Zapatistas (MAREZ) nombraron a sus autoridades locales y a sus delegados para que cumplieran los mandatos en  esta tarea, en los distintos niveles; ,  fortalecieron los vínculos de ayuda mutua entre las comunidades locales y de distintos pueblos;  Así, articularon unidades mayores que comprendieran varios municipios; cambiaron los Aguascalientes a Caracoles transformándolos de espacios encuentro de solidaridad regional a Redes de Gobiernos Municipales Autónomos, que a su vez comprenden zonas y regiones más amplias, poniendo en practica el conocimiento y manejo de la administración y la política interna y externa, y con ello articulan y proponen, un proyecto alternativo de organización, que, arrancando de lo local y de lo particular, pasa por lo nacional y llega a lo universal.

 

Los Caracoles Zapatistas representan la construcción de un nuevo poder por redes de pueblos autónomos y la integración de órganos de poder como autogobiernos los cuales luchan por una alternativa distinta. Los Caracoles corresponden a un nuevo estilo de ejercer el poder de comunidades entramadas en la resistencia y para la resistencia, y con ello reconstituir una cultura del poder que surge de mas de 500 años de resistencia de los pueblos indios, y que hoy se inserta en la cultura universal para la construcción de un mundo donde quepan muchos mundos, que implica una alternativa multinacional, multicultural, con civilizaciones distintas pero también con características y valores comunes entre ellas.

 

Con los Caracoles, los zapatistas pasan a un nuevo plano de su lucha, construyendo en esta etapa de su historia una alternativa pacifica de transición a un mundo posible sin autoritarismos, sin explotación, con justicia y que tenga la capacidad de seguir luchando por la democracia y la paz con dignidad. El proyecto de los Caracoles es la síntesis de muchos planteamientos anteriores del EZLN, aquellos que escuchamos por primera vez hace 10 años y que ahora se articulan con otros movimientos sociales en resistencia en la lucha contra el neoliberalismo, contra la guerra económica y militar que hace estragos en nuestra patria que está bajo el dominio y saqueo del Banco Mundial, del Fondo Monetario Internacional, de la Organización Mundial de Comercio, de las grandes potencias encabezadas por el gobierno de los Estados Unidos, y sus aliados y subordinados locales como el actual gobierno de Vicente Fox y todos los partidos políticos que en el Senado y la Cámara de Diputados negaron y quitaron a los pueblos indígenas los Derechos que se habían comprometido a reconocer.    

 

El 8 de Agosto del 2003  el EZLN reafirma en sus territorios su vocación de paz en otro  hecho histórico, al trasladar autoridad y atribuciones a las nuevas autoridades civiles autónomas formadas por las Juntas de Buen Gobierno (JDBG) con sede en los Caracoles y los Municipios Rebeldes, iniciando una nueva etapa en su inserción en los movimientos civiles nacionales e internacionales, que luchan contra la globalización neoliberal. También se levanto los retenes que mantenían en su territorio y suspendió el cobro de peaje; con ello, por la vía de los hechos, las JDBG asumen su derecho al territorio a partir del Convenio 169 de la OIT y se avanza con el disfrute de los recursos naturales en los espacios que actualmente ocupan.

 

Con la decisión del EZLN de ubicar a la organización militar en el plano de la defensa y deslindar este componente de las funciones de las JDBG, reafirma su postura de no suplantar a los pueblos y de no militarizar su cultura. Pero también a la decisión del EZLN de quitar los retenes, construir las JDBG, manifestar respeto a las organizaciones no zapatistas con los cuales convive, y dialogar y resolver de manera pacifica los problemas, la respuesta del gobierno a través del ejercito federal a sido la reactivación de los grupos paramilitares contra los caracoles. Esto se demuestra con que, desde el surgimiento de los Caracoles se ha registrado una ofensiva militar en contra de las comunidades zapatistas de Francisco Villa, San José Usumacinta, Arrollo Granizo, San Pedro, Portaceli, La Caoba, San Francisco Palenque, Cuauhtemoc Chancala, Nuevo Betania, Boca Chancala, Albino Corzo-Segunda Sección, Francisco León, Río San Diego, Arroyo Jerusalén. Y con el ingrediente de que  ahora, la guerra de Baja intensidad o guerra sucia, la realizan además del ejercito y  los priistas paramilitares,  los perredistas de los altos (Chenalho, Pantelho, Cancuc), de  la zona norte y la selva lacandona, incluida la CIOAC-oficial.

 

Las declaraciones oficiales del gobierno federal (Santiago Greel y Luis H Álvarez), frente a la creación de los Caracoles Zapatistas y las JDBG fueron de una visión reduccionista e inmediatista, que dan a entender que para ellos, la contrarreforma indígena del 2001 esta firme. Pero con los Caracoles lo que en realidad se demuestra es que el problema de fondo no es solamente el reconocimiento político, sino la aceptación de múltiples opciones de civilización frente a un Estado hegemónico. En este terreno,  la lucha política que esta dando el Congreso Nacional Indígena como parte importante del movimiento indígena nacional y que se visualiza mas a través del  EZLN, esta sustentado en el ámbito Internacional,  en cuanto Autonomía, Derechos y Cultura, en los artículos  del 1 al 12 de Convenio 169 de la OIT y en cuanto a la posesión de las Tierra y los Territorios del 13 al 19 del mismo  Convenio; y el articulo 133 de la Constitución Política del País.

 

 

Resistencia social, Convergencias y Futuro

 

La rebelión Andina en Bolivia y Argentina, las protestas en Ecuador, la movilización popular en defensa de la Soberanía en Venezuela, y los bloqueos en Honduras son algunas de las señales determinantes de la creciente lucha de resistencia a nivel continental contra el neoliberalismo imperial, en el  que las luchas de resistencia de nuestro país están obligadas a converger; Hoy, que ni los poderes del Estado, ni los partidos políticos - que cada ves mas, muestran una mayor neoliberalizacion ideológica y política-  constituyen garantía alguna para la defensa de la patria,   si el ALCA no es mas que una forma de anexión a los estados unidos, si con la reforma fiscal, se empobrecerían mas a los más pobres, si con la reforma laboran se acabarían las garantías laborales  de las trabajadoras y los trabajadores, dejándolas al arbitrio de la rapiña del gran capital trasnacional, la tarea urgente es unificar nuestras luchas. La lucha contra la reforma al Articulo 123 Constitucional y la Ley Federal del Trabajo; la lucha contra la reforma del ISSSTE; la lucha contra la aplicación del impuesto sobre la renta (ISR) en las prestaciones sociales; la lucha en contra de la privatización del sector energético; la lucha en contra del desmantelamiento del IMSS; la lucha en contra de la reestructuración de las relaciones laborales en las Universidades Publicas y en contra de la neoliberalizacion  de sus funciones sustantivas; la lucha por una nueva política económica y salarial; la lucha por la recuperación y democratización de los sindicatos.

 

 Por ello en la medida en que se profundiza la crisis del Estado neoliberal, va propiciando que el pueblo mexicano pierda mas credibilidad del el aparato del poder y busque nuevas formas y alternativas de organización e incluso de gobierno, como pueden ser: la autonomía de poblaciones enteras indígenas y no indígenas con una identidad cultural y formas de autogobierno y procesos de autogestión, creándose bases de nuevos poderes locales, y que se construyen mediante la autoorganización y funcionen en forma creciente como redes y nudos, al igual que los caracoles como redes de resistencia y autonomía.

 

son también luchas que están surgiendo en defensa del territorio nacional, por el agua, los energéticos (g

Agregar un comentario

Tu nombre o Ingresar

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

© 2020 fORO MAYA PENINSULAR DE YUCATAN Y QUINTANA ROO